Rose y Jack: la historia eterna

titanic--644x362

Es impresionante ver lo que una sola película puede dar de sí. Nosotros mismos nos hacíamos eco de una de las últimas exposiciones del barco más cinematográfico de la historia. A casi veinte años del estreno del famoso flim de James Cameron, la historia del trágico romance entre Rose y Jack en el desafortunado crucero sigue dando de qué hablar. Tal es así que algunos han aprovechado la inagotable estela que dejó tras de sí esta historia de amor y, por muy pasteloso que parezca, existen empresas que ofertan paseos en barco con el añadido de poder emular la famosa escena de la peli, encaramándose a la proa de la embarcación y abriendo los brazos en cruz con el horizonte desplegándose ante los enamorados.

Pero no es esta la noticia que nos ha empujado a escribir de nuevo sobre el célebre trasatlántico. En esta ocasión, ha sido la misma Kate Winslet, actriz que encarnó a Rose, la que ha revolucionado la red con una curiosa pero más que esperada declaración sobre la película. Al fin, se ha pronunciado sobre la cuestionable escena final que tantas mofas y parodias ha producido a lo largo de los años.

Volvamos atrás y pongámonos en situación. Después de casi tres horas de metraje, después de sufrir todas las penurias y complicaciones a las que se ve abocada la parejita a lo largo de toda la peli, después de todo… el barco se hunde. ¡Vale! Eso ya se veía venir, por eso de que la historia se basaba en un hecho real sobradamente conocido. Pero el problema empieza precisamente aquí. Jack y Rose consiguen sobrevivir al espantoso naufragio y, con la esperanza de aguantar en las gélidas aguas de atlántico norte, consiguen hacerse con una puerta flotante sobre la que subirse. ¡La famosa tabla del Titanic! Todos la recordamos. ¡Todos pensamos lo mismo! ¿Por qué sólo se sube Rose a la tabla? Pero, ¡si había espacio suficiente para los dos!

Efectivamente… Han tenido que pasar muchos años, pero por fin contamos con un testimonio de primera mano que viene a confirmar lo que tanto tiempo llevábamos sospechando: ¡Había sitio de sobra en la tabla para salvar a Jack! O, al menos, esto es lo que declaró Kate Winslet la noche del pasado lunes en el programa de Jimmy Kimmel, famoso show de la televisión estadounidense: “Estoy de acuerdo. Creo que podría haber cabido en ese trocito de puerta”. Estas fueron las palabras de la actriz que, además, confesaba sentirse emocionada por la gran repercusión que sigue teniendo la película a pesar de los años.

Cuestión resuelta. Definitivamente, la muerte que protagonizó DiCaprio fue de lo más innecesaria. Pero, claro… ¿quiénes somos nosotros para cuestionar la trama de una historia que ha trascendido con tanta fuerza? Un descuido lo tiene cualquiera y, aunque tal descuido costara la vida al pequeño Jack, hay que reconocer que el trágico final fue una de las claves que acabó por inmortalizar tanto a la película, como a los personajes que participaron en ella. James Cameron, estás perdonado.