El Valencia Boat Show presenta su nuevo cartel

Valencia-Boat-Show-2016-cartel-entrada-660x330

Se trata de uno de los eventos más importantes y esperados por parte de todo el mundo de la navegación, lugar que ha alcanzado tras la celebración de ediciones durante los siete pasados años en los que este acontecimiento se ha ido convirtiendo en uno de los salones de referencia para todo el mundo de la industria náutica.

La sede será por primera vez la Marina Real Juan Carlos I de Valencia, lugar ya de sobra conocido al organizar las dos últimas Copas de América, y es aquí donde se reunirán y presentaran algunas de las novedades de este sector, con una exposición de más de 120 embarcaciones desde el próximo 31 de octubre hasta el 6 de noviembre durante los cuales se llevará a cabo este certamen organizado a medida de los grandes astilleros de Europa y su mercado en España.

Este año 2016 los 50.000 metros de exposición contarán como principal novedad con una exposición de yates, tanto de grande como de pequeña eslora, confirmando que este tipo de embarcaciones se han convertido en una de las principales referencias para la industria en España

Los 50 yates expuestos también ofrecerán por primera vez la posibilidad de ser probados sin ningún compromiso por los asistentes, pudiendo comprobar las características de vehículo en pleno funcionamiento, y satisfaciendo de esta forma las peticiones de muchos de los asistentes a pasadas ediciones.

El Valencia Boat Show se trata un evento muy completo en el que se unen aficionados, marineros expertos y muchos profesionales y expertos, todos atraídos por las novedades que se producen año tras año en este sector de tanta importancia en nuestro país y que ha logrado un alto nivel organizativo debido a la labor de la Unión de Empresas Náuticas, cuyo presidente a participado de forma fundamental en la organización del evento, así como a la inestimable ayuda de Taletum Group , que ha revolucionado la imagen de esta edición diseñando el cartel, la proa de un barco que apunta hacia el horizonte, y elaborando un nuevo lema: “Valencia navega”.

Es por tanto una estupenda excusa para visitar esta magnifica ciudad a orillas del Mediterráneo y disfrutar de un evento que se esta convirtiendo en referencia, aprovechando la magnifica navegabilidad que ofrece el mar en casi todos los momentos del año.

El experimento Bombard: ¿Cómo sobrevivir a un naufragio?

Libro sobre la experiencia

Hoy en día tenemos la suerte de no tener los naufragios como algo común. Rara vez sale un caso en la televisión y nuestro contacto más directo con ellos son todas las películas y series que se han basado en esta catástrofe (Sorprendentemente, son muchas más de las que imaginas)

Esto no quiere decir que siempre haya sido así. Durante la Segunda Guerra Mundial, muchos barcos fueron abatidos, por lo que las personas que consiguieron sobrevivir a los hundimientos tuvieron que mantenerse durante muchos días a la deriva con opciones y posibilidades muy escasas.

Esto llevó al médico y biólogo francés Alain Bombard, nacido en 1929 a investigar cuales son las posibilidades reales de sobrevivir como un náufrago y que cosas ayudaban a esta supervivencia.

Lo primero que hizo fue escribir una base teórica sobre su propuesta. Por ello se instaló en el Museo Oceanográfico de Mónaco y tras una exhaustiva investigación determino los tres factores más importantes a la hora de sobrevivir en el mar:

  • Es muy importante conocer y aprovechar las corrientes marinas a la hora de navegar.
  • Aunque suene muy obvio, las nociones de técnica marinera son un
    factor esencial.
  • Dijo que la alimentación e hidratación que puedes conseguir, aunque es muy precaria, es suficiente para sobrevivir.

El primer viaje

Sobre este último punto, Bombard determinó que el pescado cubre todas las vitamin
as necesarias
de la alimentación y lo más importante, que en la piel de estos hay agua mucho menos salada que te mantiene hidratado. También destacó que en un momento extremo se puede sobrevivir a base de beber pequeñas cantidades de agua salada en intervalos.

Tras terminar su ensayo, el médico francés decidió poner en práctica sus teorías y realizó dos viajes.

Primer Viaje

En este primer intento, decidió partir desde Mónaco hasta las Islas Baleares, acompañado del navegante Jack Palmer. Ambos montaron en un bote de 4’60 x 1’90 y a las dos semanas completaron su objetivo sin grandes complicaciones. Mantuvieron la dieta a base de pescado desde el segundo día.

Segundo viaje

Embarcación que Bombard utilizó durante su viaje por el Atlántico.

Aquí es cuando la cosa se pone interesante. Bombard quería probar realmente su teoría. En el 52, decidió probar suerte en el Atlántico. Partió de Canarias y llegó a Barbados 64 días después. Fueron 4400 Km los que recorrió en una barca hinchable de pequeñas proporciones. Tuvo muchas complicaciones, pero las dos principales fueron la pérdida de la vela de repuesto al cuarto día y las difíciles corrientes con las que se encontró.

Tras perder el rumbo, al día 53 se encontró con un barco que le indicó que le quedaban 1000 kilómetros para su destino y le ofrecieron ayuda, pero todo lo aceptó fue una comida ese día y continuó su camino.

Al día 64 llegó por fin a tierra y durante todo este tiempo se alimentó de la manera que él mismo había teorizado como posible. Al llegar había perdido 25 kilos, sufría una anemia muy grave y sufrió graves problemas intestinales durante dos semanas, pero demostró que sobrevivir era posible, que era el objetivo.

Tras su llegada se dedicó a la política en Francia y allí fue recibido como un héroe. Algunos tacharon su hazaña de fraude, aunque Bombard siempre defendió sus actos.

Escribió el libro “Naufragio Voluntario”, donde narró su viaje y detalló todos los puntos necesarios que eran necesarios para sobrevivir y muchos dicen que sirve de gran ayuda.

Alain Bombard murió en 2005, pero dejó un gran legado. Otros han intentado repetir esta hazaña y se ha demostrado que su teoría de supervivencia es verdadera.

Barcelona apuesta por el sector náutico

Port Vell de BarcelonaUn total 35 empresas privadas, instituciones y asociaciones se han unido para crear Barcelona Clúster Nàutic, una agrupación territorial sin ánimo de lucro que buscará impulsar la actividad económica y el empleo en el sector marítimo a partir de la industria y los servicios ya existentes.

Algunas de las empresas y entidades integrantes del Clúster son la Fira de Barcelona, el Salón Náutico, la Universidad Politécnica de Cataluña, el Port Olímpic, Marina Port Vell, la Federación Catalana de Vela o el Museo Marítimo.

La asociación estará presidida por Toni Tió, profesional vinculado al sector náutico desde hace 40 años y presidente desde 2010 del Foro Marítimo Catalán.

Según declaraciones de Barcelona Clúster Nàutic, los principales objetivos de la asociación serán “generar ocupación, riqueza y bienestar, consolidar el tejido industrial existente, atraer nueva inversión y fomentar el conocimiento en el sector marítimo”.

Por su parte, el presidente del Puerto de Barcelona, Sixte Cambra, relevó su entusiasmo ante el nacimiento del Clúster al afirmar que “si se hacen las cosas bien, la ciudad será un referente en el Mediterráneo y en el mundo”.

Barcelona Clúster Nàutic apostará fuertemente en I+D+i, promoción e internacionalización, como únicas vías de impulso para un sector del cual dependen miles de puestos de trabajo. Como primeras medidas a tomar, la agrupación impulsará la creación de mesas de cooperación destinadas al fomento de la transferencia tecnológica y la innovación activa entre centros de investigación, universidades y empresas.